Lámpara de sobremesa Americana Santa & Cole

405.00€

Añadir a la lista de deseos

Calificaciones y evaluaciones de los clientes

Nadie ha efectuado una evaluación
en este idioma

Califica / escribe un comentario

Medidas:

Dimensiones de la pantalla: Ø20 x 15h cm

Dimensiones de la base: Ø23 x 54h cm

Descripción:

Homenaje a la mítica serie de lámparas diseñadas por George W. Hansen en 1950 basadas en el swing de su brazo articulado por la mitad. Del mismo modo, la serie Americana, formada por una lámpara de sobremesa, otra de pie y un aplique, se construye en torno a su brazo articulado, esta vez de tramo único y en ángulo recto, que define su geometría básica y que traslada la rótula al eje vertical del fuste para un mejor comportamiento mecánico.
Brazo móvil.
Incluye interruptor on-off.
  
Estructura metálica en níquel satinado con brazo móvil.
Pantalla de lino blanco.
Longitud cable eléctrico: 4 m / 157.4”

Fuentes de luz recomendadas:

No incluye fuente de luz, en el apartado versiones de producto disponible tiene opción a comprar la bombilla si así lo desea.

Bombilla LED: 6 W 
Fluorescencia compacta: 11 W 
Incandescente: Máx. 60 W 
Tensión de entrada: 100, 120, 230 Vac. (50 Hz / 60 Hz). Según destino.

Portalámparas: E27 - E26 (Alt. Máx. 105 mm / 4.1")

Mantenimiento:

Limpiar con un paño suave. No utilizar productos amoniacales, disolventes o abrasivos.

Diseñador:

Miguel Milá 1964:

Miguel Milá representa como nadie al diseño español. Miembro de la generación de los pioneros del diseño de los años 50, ha visto cómo algunos de sus muebles y lámparas se han convertido en auténticos clásicos.

Nacido en el seno de una aristocrática familia catalana muy relacionada con el mundo artístico (su tío Pedro Milá y Camps, encargó a Gaudí la célebre Casa Milá, conocida como La Pedrera), comenzó a trabajar como interiorista en el estudio de arquitectura de su hermano Alfonso y de Federico Correa. Era una época de crisis, a finales de los cincuenta, en que apenas se sabía qué era el diseño industrial. 

Ante la escasez de objetos, medios y materias primas de la época, pronto empieza a diseñar sus propios muebles y lámparas, que no tarda en producir a través de su empresa, Tramo, montada con dos amigos, los arquitectos F. Ribas Barangé y E. Pérez Ullibarri. Sin saberlo, había encauzado su carrera hacia el diseño industrial. 

De Tramo ''familiar apócope de ''Trabajos Molestos'' o todo lo que le toca hacer a un hermano pequeño'' surgirán las versiones previas a las famosas lámparas TMC de 1958 y TMM de 1961, ''clásicos intemporales'' que continúan vendiéndose generaciones después. Más adelante fundará su propio estudio de diseño e interiorismo. 

Participa junto a los diseñadores y arquitectos de la época en las primeras reuniones en Barcelona para promover el diseño e implantar su práctica profesional, derivadas del debate sobre la modernidad arquitectónica y que acabarán en la creación del ADI FAD junto a André Ricard, Antonio de Moragas, Oriol Bohigas, Alexandre Cirici Pellicer, Manel Cases, Rafael Marquina y Ramón Marinel.lo, entre otros. Desde su fundación, esta asociación se dedicará a difundir el diseño español en el extranjero y a conectar a los jóvenes profesionales españoles con el exterior.

"En realidad soy un diseñador pre-industrial. Me siento más cómodo con aquellos procedimientos técnicos que me permiten corregir errores, experimentar durante el proceso y controlarlo al máximo. De aquí también mi preferencia por materiales nobles, que saben envejecer'', como las lámparas Cesta (1964), de madera; la Manila (1961), de caña; la M68 (1968), de aluminio, o las pantallas de metacrilato o de lino natural de la serie Americana (1963). 

Tras una etapa que coincide con los excesos de los ochenta, durante la que se dedicó al interiorismo y diseño de exposiciones, retoma el diseño industrial de siempre con un fundamento igualmente racionalista y un lenguaje más actual, ejemplificado por el banco Neoromántico (1995), hoy de presencia habitual en los paisajes urbanos. Le siguieron unos años más tarde, los bancos Neoromántico pata liviana (2000) y el Neoromántico aluminio pata liviana (2002). 

Miguel Milá ha desempeñado un papel fundamental en la historia del diseño catalán moderno. Su trabajo se ha basado en poner al día la tradición: varias de sus piezas han superado las circunstancias en que se produjeron y mantienen hoy día su validez, "gracias a haber nacido en una época en que se valoraba el rigor y la honestidad", afirma Milá. En 1987 fue reconocido con la primera edición del Premio Nacional de Diseño y en 2008 ha recibido el Compasso D'Oro como reconocimiento a su trayectoria profesional y su contribución a la difusión del diseño español en el extranjero.

Más información: www.miguelmila.com

30 productos más en la misma categoría: